Fútbol, ¿deporte o negocio?

El deporte tiene valores fundamentales como la superación personal, la igualdad de oportunidades, el juego limpio y el esfuerzo. Sin embargo, estos valores han generado el deporte espectáculo, en donde el desarrollo y productividad comercial se imponen como el porno gratuit. El deporte actual es movido por empresarios que buscan beneficios y popularidad para los atletas.

Ya no se trata de los objetivos que tenía el fútbol al principio; buenos resultados. Ahora se trata de obtener el premio, ya que el premio es dinero. Y es así como la mayoría de los deportistas, no conoce crisis económica y sus sueldos no han tenido recortes ni reducciones.

La publicidad manda

Se ha convertido en una situación común, ver a grandes atletas que hacen anuncios de helados, autos, seguros, relojes, líneas de ropa, etc. Y es que muchos de ellos generan más dinero por prestar su imagen a la publicidad que por su actividad dentro del terreno de juego. Un ejemplo es el ex futbolista del Real Madrid, David Beckham, quien ha ganado más dinero por publicidad que por el deporte. Los expertos señalan que el físico y la imagen generan más beneficios que los logros deportivos.

El futbol se ha convertido en un negocio que mueve millones de dólares. Los ingresos mayores son por los derechos de televisión por cada partido de fútbol. Además el fútbol genera muchísima entrada de dinero en entradas y afiliaciones a los clubes. Se dice que el fútbol es la decimoséptima economía del mundo.

En las cinco principales ligas de Europa, hay un ingreso de 631 millones de dólares al año por mercadeo. Durante los juegos olímpicos de Londres 2012, existieron inconvenientes por personas que utilizaban franelillas con el logotipo de Pepsi, ya que Coca Cola había invertido mucho dinero en la logística del torneo. Inconvenientes así demuestran que el deporte está convirtiéndose en un elemento industrial y comercial.

¿Sigue habiendo puristas?

Desde el punto de vista del atleta, el fútbol no es un negocio. Muchos intelectuales señalan que el balón de fútbol es una lotería y que, por este ser recompensado como un negocio, el futbol se termina convirtiendo en una salida de la pobreza a la gran mayoría de los deportistas.

El espíritu deportivo se mantiene a lo largo de los años y el deporte continua exigiendo las mismas cualidades y destrezas para tener un futuro exitoso. El fútbol no se trata de pagar más para ganar pero si existe un mercado de fichajes que determina en gran parte el rendimiento de un equipo.

Grandes equipos desembolsan cuantiosas sumas por jugadores y terminan teniendo un mal rendimiento a lo largo del torneo. En el caso de Inglaterra, el Leicester City rompió todos los paradigmas al ganar con una plantilla de bajo presupuesto.

Deja un comentario