Quejas de los aficionados por el precio de las entradas

El año 2012, antes de un partido de competición europea entre la Athletic Club de Bilbao y Schalke 04, la afición alemana mostró una pancarta: “90 euros por una entrada? Es fútbol, no sexo telefónico!”, decían de forma irónica. En una liga, la Bundesliga, con el precio medio por entrada más bajo de Europa, los forofos de clubes que juegan en Europa se encuentran con precios muy diferentes cuando los toca cruzar fronteras. Si la media del precio de las entradas de la Bundesliga es de 32 euros, en la liga española es de 70, y en la Premier League, de 74. Precios que todavía pueden ser más caros en Europa.

La polémica por los precios de las entradas ha llegado al Barça después de una iniciativa del diario Il Romanista, un medio de comunicación dedicado a la información del Roma, rival del equipo de Valverde a la Champions. El rotativo ha mandado una carta a Josep Maria Bartomeu para pedirle que reconsidere el precio al cual el club ha puesto las entradas para los forofos del Roma. “Un club que siempre ha sido atento a los valores del mundo del fútbol no puede restar indiferente ante la petición que os hacemos de revisar el precio de casi 90 euros para el sector visitando reservado a los simpatizados del Roma -indica la carta, firmada por Valerio Curcio, uno de los responsables de este medio-. Por favor, consideráis qué significa que un padre romanista traiga sus hijos a ver este partido. Cuando se hizo el sorteo, los precios del avión se dispararon. Igual que los de los hoteles.

Precios desorbitados para ver fútbol

A estos gastos, una familia tendría que añadir 180, 270 o 360 euros para quedarse a la última sortija del Camp Nou, un lujo difícilmente accesible para la mayoría de forofos”, explica la carta, enviada físicamente a las oficinas de un Barça al cual piden que demuestre ser “más que un club”. “Confiamos y esperamos que tengáis en cuenta esta solicitud. Sería la mejor jugada antes del partido. El fútbol es como la libertad: es participación. En caso contrario, no tiene sentido ni ganar”. El equipo romano llegará acompañado de unos 4.000 o 5.000 forofos, que pagaron 60 euros para ver el Atlético de Madrid-Roma de la primera fase y unos 40 por el Chelsea-Roma.

Curcio admite que, en parte, su medio ha iniciado esta campaña para enviar también un mensaje a la directiva de su club, el Roma, porque “sería una lástima que nuestro club hiciera el mismo y subiera los precios; el fútbol sin forofos no es nada”, dice. De momento, el Barça considera que los precios son normales para esta eliminatoria, porque son parecidos a los que se piden a las otras aficiones visitantes en competición europea. El Barça puede llegar a obtener beneficios de 4 o 5 millones de euros por un partido de Champions, tanto gracias a la afición visitando cómo, sobre todo, a los packs de entradas para forofos locales en que las localidades provienen de la modalidad Sentando Libre.

El grupo Seguimiento FCB, que participó activamente a las últimas elecciones a la presidencia del Barça reclamando potenciar desplazamientos económicos de la afición azulgrana, se ha posicionado a favor de la propuesta recordando que los forofos del Barça pagarán 60 euros para ser al Olímpico. “Hace tiempo que reclamamos un pacto de precio para la zona visitante”, explicaron.

Diferentes movimientos populares

Diferentes aficiones europeas hace años que reclaman precios más económicos. En muchos casos, los clubes que ponen los precios más caros son de la liga española. Hace pocos días, el Manchester United cobró a los forofos del Sevilla un extra de 35 libras (casi 40 euros) para acudir al duelo de vuelta de los octavos de final de la Champions League a Old Trafford. Una iniciativa que tenía como objetivo destinar este dinero extra a ayudar sus forofos a pagar el viaje en la capital andaluza. El precio de las entradas del club de Nervión para los seguidores reds bailaron entre los 100 y los 150 euros.

Hace dos días, los grupos de animación del Liverpool The Spirit Of Shankly y Spion Kop 1906 pidieron a su directiva y a la del Manchester City, equipos emparejados en los cuartos de final, que fijen el mismo precio para los aficionados visitantes, tanto en la ida como en el retorno, en 30 libras. La directiva del Liverpool está estudiando la propuesta.